SIGUENOS

Fut-blog

Un reestructuración frágil en Unafut

Pagarle a una persona para que sea el presidente de la Unafut se avecina como el hecho más novedoso de los últimos tiempos en nuestro fútbol. Que se dedique a tiempo completo es la razón lógica que responde a ese pago.

Este solo hecho provocó que el actual jerarca, Julián Solano, con más de siete años en ese puesto, dijera que no puede seguir, porque tiene su profesión de abogado y porque no puede dedicarle el tiempo completo que requiere la organización.

Ojalá se elija a alguien que pueda estar 100% dedicado al oficio y que se le pueda exigir por lo que le asignen los que realmente mandan en el fútbol nacional: los dueños de equipos. Pero de ahí en fuera, no podemos exigirle que traiga la pomada canaria para cambiar la improvisación, falta de seriedad y falta de calidad de nuestra liga mayor de balompié.

Esta “reestructuración” es frágil. Que haya alguien a tiempo completo como presidente de Unafut no resuelve la restructuración que realmente se requiere.
Mientras los dueños de equipos sean juez y parte, difícilmente se pondrá seriedad en velar por una restructuración real que dé solidez a la Primera División.

“En diciembre del 2020, cuando discutimos el tema de la reestructuración, la asamblea decidió que la figura del comisionado no era apta para Costa Rica, como sí la utiliza la MLS. Se determinó optar por un presidente ejecutivo a tiempo completo, pero siempre bajo la directriz de los presidentes o del Consejo Director”, explicó Solano en conferencia de prensa el pasado 19 de enero.

Si la directriz de los dueños es que ellos seguirán mandando, entonces podría alguien sin salario, y sin necesidad de estar a tiempo completo, seguir haciendo lo que ya se hace: casi nada.

Días antes de hablar de su salida, por ejemplo, Julián Solano daba declaraciones a Radio Santa Clara, en las que hablaba de que el formato de campeonato actual, el famoso torneo corto que deja un campeón cada semestre, no ayuda a grandes procesos, no ayuda a la Selección.

Entiendo que en el pasado, según me lo comentó el director de este portal deportivo, don Reinaldo Lewis, Solano junto con el Consejo Director le indicaron a los asambleístas, hace algunos años, la necesidad de reformar el formato, de no sobrepasar las 38 fechas por año. Este grito, en todo caso, no hizo eco en los dueños de equipos.

Lo cierto es que el presidente de Unafut no tiene ningún poder. La reestructuración debe ir en línea de definir cómo hacer rentable la estructura del fútbol.

Es conocida la serie de problemáticas económicas de los equipos que deben a la Seguridad Social, que deben a personas privadas o empresas, que muestran números rojos hace 10, 15, 20 años…

Así es imposible pensar en infraestructura (a menos que sea a préstamo). Así es imposible pensar en procesos a largo plazo.

La reestructuración debe ir en línea con tener un formato de torneo que se sostenga en el tiempo y no que esté cambiando cada 6 meses o a mitad de cada torneo.

La reestructuración debe ir en línea con cómo mejorar la calidad de nuestro balompié que no ha vuelto a obtener un triunfo importante en el concierto de Concacaf.

La reestructuración debe ir en línea con planificar y mejorar las ligas menores que se conviertan en semillero de talentos.

La reestructuración debe ir en línea con proponer espacios para la Selección Mayor, no solo de cara al Mundial Mayor, sino cada proceso que lo requiere: a nivel de Centroamérica, o Copa de Oro, u otras competiciones.

¿Un presidente pagado vendrá a resolver eso? No. ¿Un presidente pagado podrá sacar a un club afiliado si incumple las condiciones mínimas para competir? No. ¿Un presidente pagado podrá hablar en contra de sus jefes? No.

Y podríamos seguir elaborando preguntas. Un presidente pagado no tiene el poder, lo tienen los dueños de clubes… La figura de un comisionado imparcial, que no sea mandado por nadie sería parte de esos cambios que en virtud de un reglamento, pueda realmente darle rumbo a nuestro fútbol. Solo lo pongo como un ejemplo.

Mientras tanto, lo único que ha cambiado es que Julián se va sin pago y viene alguien que tendrá salario.

More in Fut-blog