SIGUENOS

Fut-blog

Un monumento a los héroes de Brasil 2014

No es exagerado decirlo. Los Navas, Ruiz, Borges… para poner los tres más icónicos jugadores de una era en Brasil 2014, son los que, a pesar de todo, mantienen con vida a la Tricolor en la actual eliminatoria rumbo a Qatar 2022.

Ellos junto con un grupo excepcional hicieron la más grande proeza del fútbol nacional en el Mundial de 2014. Que hoy veamos que algunos no rindan como hace 8 años, sí, leyó bien hace 8 años, no es culpa de ellos. Que hoy sean los únicos que rindan, tampoco es culpa de ellos.

No hubo cambio generacional planificado por la dirigencia del fútbol, y no lo digo por la Federación, lo digo en general por los clubes de Primera y Segunda División. Es toda la estructura la que ha fallado en no pensar que estos futbolistas no serán eternos. Yo quisiera que ninguno se retire, quisiera seguir viendo a Navas (por cierto, al que fácilmente cualquier experto puede decirle que ha sido el mejor portero del mundo) salvando a la Tricolor como lo hizo en los últimos juegos rumbo a Qatar. Navas fue providencial en Honduras y ante El Salvador. Gracias a él sumamos 4 puntos.

Sabemos que Navas va por su cuarta Champions y que se pelea el campo en el PSG de Francia ante el campeón de la Eurocopa, el joven Gianluigi Donnarumma. Navas sigue en la élite por su disciplina y características que lo hacen un jugador único.

Pero, en portería el tiempo de vida en la élite es muy distinto al campo. Claro que Ruiz y Borges no corren como antes; claro que no responden como hace 8, 9 o 10 años. Claro que estos futbolistas, que seguimos necesitando, ya no están en Europa. Hoy, ambos juegan en Alajuelense, con el fin de ganar el mayor ritmo posible, tras 2-3 años muy difíciles como legionarios. Aún así, siguen siendo importantes.

Por eso, la llamada que hizo Luis Fernando Suárez a dos días de viajar a Estados Unidos, a Álvaro Saborío y a Cristian Bolaños, no debe extrañar a nadie. Estos futbolistas siguen siendo fundamentales en el fútbol nacional, en el torneo local con sus equipos.

Saborío, Bolaños… pueden dar mucho a la Selección. Lamentablemente, Suárez solo los puso seis minutos en territorio norteamericano; por cierto, los únicos seis minutos en que hubo algún chance en el marco rival durante el segundo tiempo, en un partido que se perdió 1-2, pero que parecía podía haberse empatado.

• Si a la altura de seis jornadas en el camino a Qatar, aún queda alguna esperanza y opción, es gracias a ellos. Independientemente de que clasifiquemos o no al Mundial, no queda nada más que decirles gracias.

Volviendo al tema de fondo: no vengamos ahora de manera irresponsable a decir que el director deportivo de la Federación, Carlos Watson, se fue hace unos días, por un tema de salud, y por tanto nos quedamos sin planes y ahora hay un incendio que apagar. No, hace rato, aún con Watson, no se ven planes ni nada de trabajo en el ente federativo por cambiar el rumbo generacional que nos tiene dependiendo de los jugadores de más edad.

Esto, reitero que es extensivo a los clubes nacionales, que siguen dependiendo de estos jugadores renombrados que han dado todo a la Selección, que han sellado con letras de oro sus participaciones con la Tricolor y que se hicieron un nombre en el exterior. Algunos con más suceso que otros, como Navas y Ruiz, por sobre lo que hizo Borges.

Lea también: Casi ganando no vamos a ir al Mundial

Entonces, si a la altura de seis jornadas en el camino a Qatar, aún queda alguna esperanza y opción, es gracias a ellos. Independientemente de que clasifiquemos o no al Mundial, no queda nada más que decirles gracias.

Ojo, no tiro la toalla: las opciones matemáticas siguen ahí. Tras seis jornadas, se perdió con México, en casa, que es usual; se perdió en Estados Unidos, que como dirían está presupuestado. Se sacaron dos puntos, tras empatar de visita en Panamá y Honduras, y estos son puntos de oro. Se ganó en casa ante El Salvador, como se debía hacer… pero, el gran pecado sigue siendo haber empatado con Jamaica como locales. Esos dos puntos sí nos hacen falta a esta altura.

Viene noviembre, Canadá de visita y Honduras en casa: dos partidos para ganar. Con mucho por corregir, con un técnico como Luis Fernando Suárez, a quien siempre le faltará tiempo dadas las circunstancias en que nos encontramos; y con un ente federativo, que sigue sin entender que tras perder 3 años y más, se ocupa no solo de buenas intenciones para enfrentar un reto como clasificar al Mundial.

De momento, sigo proponiendo un monumento a los héroes de Brasil 2014.

More in Fut-blog