SIGUENOS

Controversia

Tenemos que ubicar nuestro fútbol femenino en su correcta dimensión

El fútbol femenino costarricense está evolucionando. Yo, particularmente, desearía que esa evolución avanzara más rápido, para que países como México no nos dejen atrás. Pero, entiendo que no es sencillo.

Y por ello creo que es fundamental ubicar nuestro fútbol femenino en su correcta dimensión, para no equivocarnos en la ruta a seguir, y no generar falsas expectativas entre los aficionados que siguen de a poco esta disciplina. Lo he dicho antes, pero debo repetirlo ahora.

El tema lo traigo a colación porque desde hace meses noto que algunos colegas de TD+ y del Grupo Repretel (Deportes Monumental y Deportes Repretel) vienen exigiendo la salida de Amelia Valverde de la dirección técnica de la Selección Nacional.

Y veo aficionados que se han sumado a esas voces, incluso sin entender cuál es la estructura de los cuerpos técnicos de las selecciones nacionales. Por ejemplo, aquí mismo, en las redes sociales de http://www.deportescr.net leí un comentario de un aficionado donde decía, a propósito de la derrota del jueves anterior de la Selección Femenina Sub20 ante España: “yo creo que deberían quitar a la entrenadora”.

Ese aficionado está tan desinformado -no por falta de posibilidades de acceso a la información, sino por falta de interés- quien no sabe que el técnico de la Selección Femenina Sub20 es Harold López. Estoy seguro de que con su comentario se refería a Amelia Valverde.

Igual ocurre con estos colegas, que sacan porcentajes de rendimiento para hablar de lo mal que, según ellos lo ha hecho Amelia en los seis años y pico que tiene al frente de la Selección Femenina de Fútbol Mayor.

Hemos repasado estos elementos muchas veces, no en un afán de defender a Amelia pues creemos que no necesita defenderse. Y en todo caso, si llegara a necesitarlo, estamos seguros de que podrá hacerlo sola. El tema es que son realidades que no se pueden obviar si se pretende hacer un análisis riguroso.

A ver: nuestro torneo de primera división de fútbol femenino es amateur. No lo decimos nosotros. Así lo tiene definido la UNIFFUT. Entonces, salvo por las jugadoras que lo hacen profesionalmente en otros países, nuestra Selección Nacional se compone de jugadoras aficionadas (no por falta de profesionalismo de ellas, sino por falta de profesionalización de nuestro fútbol).

Cuando vamos a competir contra selecciones integradas por jugadoras profesionales, ya vamos en desventaja. Y no se trata de que las nuestras no tengan capacidad o no se entreguen al 100 por ciento en la cancha. Es que no es igual dedicarse exclusivamente al fútbol, como ocurre con las jugadoras profesionales, que combinar el fútbol con un empleo y el estudio para poder salir adelante.

El jueves pasado le preguntábamos al técnico de la Sub20 de España, Pedro López sobre cómo se puede hacer en nuestro caso para reducir las diferencias tan notables que se vieron en la cancha entre los dos equipos. Y explicaba que, a su juicio, ambos países han seguido procesos similares, “pero en tiempos diferentes”.

Y lo decía porque ya España está alcanzado el profesionalismo (pese. que sigue teniendo muchos problemas), algo que hace mucha diferencia, porque las jugadoras solo tienen que pensar en el fútbol, y pueden entrenar, alimentarse y descansar apropiadamente.

Eso no pasa con nuestras jugadoras, que entrenan a las 5:30 o 6:00 de la mañana, y luego van a trabajar y, en algunos casos, después van a estudiar. Así llegan competir en condiciones desiguales.

El otro tema que a mi me preocupa es que en nuestra primera división los equipos no le pagan a la gran mayoría de las jugadoras, y en los casos en que sí hacen, los salarios no alcanzan los montos apropiados para vivir del fútbol. Pero, en contraposición, nuestro fútbol se ha llenado de extranjeras que sí reciben trato de profesionales.

Ojo que la Selección Mayor de Panamá integró 8 jugadoras que actúan en el fútbol costarricense. Y todas viven del fútbol, porque aquí no pueden trabajar en una cosa. Y el propio técnico, Ignacio Quintana reconocía, a pregunta nuestra, que a sus jugadoras les ayuda mucho a crecer, esa presencia en el fútbol de nuestro país.

Tenemos que seguir avanzando. Pero, no podemos perder el norte. Tampoco podemos desubicarnos. No clasificar a los Juegos olímpicos, compitiendo en la eliminatoria contra Estados Unidos y Canadá, que son reconocidas potencias mundiales, es propio de nuestra realidad hoy. Es cierto que, en la eliminatoria para el último Mundial, Jamaica nos eliminó. Pero ¿cuántos fogueos Clase A tuvo la Selección Nacional antes de esa eliminatoria? Eso, solo para citar uno de muchísimos elementos.

No es cuestión de hacer milagros. Es cuestión de crecer de manera integral.

More in Controversia