SIGUENOS

Mirada Incisiva

Saprissa perderá millones por mundialistas

Mientras las dirigencias del Club Sport Herediano y Liga Deportiva Alajuelense se frotan las manos con los millones que entrarán a sus arcas, producto de la convocatoria de varios de sus futbolistas para el Mundial, el Saprissa perderá un dineral gracias a la poca visión de su directiva en materia de contrataciones.

Esta semana, la FIFA anunció que pagará $180.000 (₡114 millones al tipo de cambio) por cada jugador convocado para la cita planetaria. Este dinero es aparte del que el órgano rector del fútbol mundial otorga a cada Federación por solo clasificar al evento.

De esta manera, el Herediano que ha sido el club con más llamados (entre seis y siete) por parte del seleccionador Luis Fernando Suárez disfrutaría de entre $1 millón y $1,2 millones por este concepto.

Liga, usualmente ha colocado cinco futbolistas en las listas de la Tricolor. En caso de que todos estos vayan al Mundial, el club rojinegro recibiría $900.000.

El Saprissa, el club que en otras ocasiones ha sido el que aporta más seleccionados, hoy solo cuenta con Kendall Waston como su apuesta más segura. Aaron Cruz y Álvaro Zamora, quienes fueron llamados para la gira de fogueo en Corea del Sur, tienen pocas posibilidades de figurar en la lista final de Suárez.

Esto quiere decir que los morados solo recibirían $180.000 -que tampoco son despreciables-. Pero lo criticable, en este caso, es que esta situación ocurre por la falta de visión y capacidad de su dirigencia, encabezada por Juan Carlos Rojas.

En las últimos dos temporadas, el club capitalino se dedicó a comprar futbolistas de perfil bajo que restó opciones de colocar jugadores en la Tricolor. La única contratación de peso -antes de las que realizó para este torneo- fue precisamente Waston y, por lo visto, será el que le reporte ganancias.

Mientras tanto, su archirrival, por ejemplo, “invirtió” en Bryan Ruiz, Celso Borges y Johan Venegas, todos con cupo fijo en el seleccionado. Posiblemente, los rojinegros negociaron en los contratos de cada uno de ellos este dinero que recibirán por su participación en el Mundial.

Lo interesante aquí es la visión que tuvieron al comprar jugadores por los que muchos pensaron ya estaban acabados y no habría un retorno considerable.

Aún más, la Liga podría meter a Aaron Suárez en la cita mundialista, un jugador formado en el Saprissa y que partió a las tiendas de enfrente porque la dirigencia morada no tuvo la capacidad de retenerlo.

Similar caso ocurre con Herediano. Jafet Soto le lleva ventaja a todos porque su visión del mercado le permite tomar decisiones mucho antes que otros. Si uno analiza el regreso de Esteban Alvarado luego de su paso por Limón, cobra sentido el hecho de que al retomar nivel el arquero sería fijo en la Selección.

Parecido al caso de Yeltsin Tejeda al que Saprissa no le dio pelota cuando regresó de Europa y Jafet, ni lerdo ni perezoso le abrió las puertas rojiamarillas. Esto por citar solo dos casos que pudieron vestirse de morado y reportarle muchos miles de dólares al Saprissa.

Aquí es evidente que ni Juan Carlos Rojas ni sus compañeros de Horizonte Morado -a los que les interesa el fútbol porque no estoy muy seguro de que sea a todos- visualizaron el negocio que sería comprar futbolistas con posibilidades de ir al Mundial. Por ahorrarse unos cuantos colones dejaron escapar miles de dólares.

More in Mirada Incisiva