SIGUENOS

Blogs

Requisito para dirigir en Saprissa: ¡No dirigir!

Con Roy Myers, Saprissa sigue improvisando y no tiene un proyecto deportivo.

Parece mentira, pero el equipo más ganador de Costa Rica pone a dirigir su primer equipo a un técnico que tiene once años de no dirigir en Primera División.
Sin embargo, volvemos la mirada para saber si es una broma, y no, esto ocurre en el fútbol costarricense, en el cual, sigo insistiendo, falta mucha seriedad.

Tras el paso de Wálter Centeno como técnico, tras la necesidad de un cambio que a mi gusto se tardó, la dirigencia saprissista apuesta por traer a un técnico de casa, que ya los había hecho campeones, pero que tiene once años de no dirigir en Primera División, justamente, cuando el mismo equipo morado lo destituyó del primer equipo a finales del año 2010.

Para un equipo como Saprissa, improvisar con un entrenador que tiene once años sin dirigir en la máxima categoría no puede ser visto con buenos ojos. Menos, cuando en un escueto comunicado de prensa el día que despiden a Centeno, la noche del domingo 7 de febrero, informan: “este lunes se estará anunciando… el nombre del nuevo técnico y el plan deportivo para el Torneo Clausura y la Liga de Campeones de Concacaf 2021”.

Pregunto, ¿no estaba ya el torneo iniciado con varias fechas?, ¿no se había disputado ya la final de la región, que por cierto perdió Saprissa?, ¿no está en curso la Liga de Campeones de Concacaf 2021?

¿Cómo es que se pretende, luego de mes y medio de iniciado el año, presentar el plan deportivo de un torneo que ya tenía la tercera parte efectuada en su fase regular?

Estas son las cosas que realmente ponen a dudar sobre la capacidad deportiva de un club y de un país. ¿Cómo avanzar si la capacidad de planificación tiene la profundidad de medio centímetro?

En otras palabras, pregunto, ¿Centeno empezó sin un plan? O, mejor dicho, si el Saprissa con Centeno no pierde el clásico nacional de ese domingo 7, probablemente estaría aún en el banquillo, y de nuevo, nada veríamos ni sabríamos de planes.

Si los dirigentes siguen tomando decisiones apresuradas, sin analizar, sin revisar a los mejores para asumir un cargo, sin planificar, vuelvo a repetir lo que semanas atrás dije: no vamos a ir al Mundial 2022. No podemos aspirar a grandes cosas. No podemos pensar que un equipo costarricense pueda volver a ganar la Liga de Campeones de Concacaf.

Más allá de eso: ¿cómo podemos cambiar lo que vemos domingo a domingo?, ¿cómo podemos darle nivel e intensidad a los juegos del campeonato nacional?
Si la planificación depende de cada técnico que llegue, vuelvo a repetir que esta es de medio centímetro.

El actual torneo, aunque no dista mucho de otros, prácticamente en las primeras fechas fue cesando un entrenador por jornada, y esto lo único que demuestra es esa inconsistencia y esa falta de planificación. Se apuesta por un técnico, pero a la vuelta de uno o dos resultados, se cambia fácilmente de timón, tirando por la borda cualquier proyecto deportivo.

Claro, diferente es el caso de Centeno que hace rato debió irse tras no poner en marcha su “plan deportivo”, ese que pondría a Saprissa a jugar como nunca lo hemos visto, según las mismas palabras del hoy ex técnico. Tuvo dos años de desaciertos, y luego podremos analizarlo en más detalle, junto con lo que había comentado a finales del año pasado.

Es necesario que los equipos asuman la seriedad necesaria en la toma de decisiones. Volviendo al hilo inicial: Myers podría volver a ser campeón con Saprissa, y eso taparía un bache nada más, pero proyecto deportivo como tal es muy difícil de ver.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Blogs