SIGUENOS

Controversia

La Selección Nacional de Fútbol y las claves de una enorme recuperación

La Selección Nacional de Fútbol Mayor Masculino está hoy frente a dos oportunidades para llegar a la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022. Hace cuatro meses, la combinación entre los números y el rendimiento en cancha llevaban a establecer que las opciones prácticamente eran nulas.

Pero, el equipo cambió, se recompuso, mejoró su dinámica en el campo, y puede que llegue al Mundial. Lo sabremos si no mañana, en junio entrante cuando se juegue el repechaje intercontinental que corresponde a la CONCACAF.

Desde mi punto de vista, varias claves destacan en todo este repunte que mantiene a la Selección Nacional de Fútbol invicta en la segunda vuelta de la eliminatoria, y con el mejor rendimiento de equipo alguno los últimos seis partidos.

En primer lugar, creo que los jugadores sacaron su orgullo. Y la verdad, no entro en detalles sobre si lo hicieron con un enfoque positivo o un enfoque negativo. No me interesa si el tema era callar bocas o alcanzar el boleto al Mundial. Incluso si hubiese sido lo primero, se habría logrado lo segundo, y eso es lo que importa.

En segundo lugar -y lo reconocía la semana pasada el técnico Luis Fernando Suárez- hubo un proceso de aprendizaje que llevó a muy buenos resultados. Sí, porque Suárez empezó con un plan, y en el camino fue esbozando otro que le ha permitido llevar el equipo hasta donde está.

Jugadores con los que se suponía que iba a contar, hoy no están en la Selección Nacional de Fútbol, mientras otros en los que nadie pensaba están incluso figurando. Sabíamos que capacidad tiene el señor Suárez, y lo dijimos cuando apuntábamos que no era el técnico para el equipo costarricense en las circunstancias en las que se presentaba la eliminatoria.

Sin embargo, hemos de admitir que nos sorprendió positivamente en algo que no suelen hacer los técnicos: tomó riesgos y apostó por esos jugadores. Podríamos pensar que no había nada que perder. Pero, indudablemente, había mucho que ganar, y se ganó.

Y no me refiero a los partidos con victoria. Sino a la amplia lista de jugadores que el técnico le deja a la Selección. Eso, en mucho menos tiempo que el año, es decir bastante.

La tercera clave, para mí, ha sido identificar un modelo de juego que, aunque sufrido, da réditos. El objetivo sigue al alcance, y eso le da la razón a Suárez sobre la forma de jugar. Si tuviera cuatro años al frente de la Selección, se le podría reclamar que el equipo juegue así. Pero, en las actuales circunstancias, en que solo jugó un partido de fogueo sin equipo completo y debió probar en la competencia, no hay nada que señalarle.

En cuarto lugar, está claro que algunos jugadores que estaban bajos de nivel se recuperaron. Esto pasa en el fútbol. Por eso nosotros nunca nos metimos en esa dinámica de algunos colegas y sectores de aficionados que hablaban incluso de que se había terminado el ciclo de figuras como Bryan Ruiz, Celso Borges o Kendall Waston.

Y no podemos obviar que, al margen de lo hecho por la Selección Nacional de Fútbol, claramente los rivales dejaron de hacer cosas. Eso, sin embargo, no quita lo que ha dado el conjunto costarricense. Es problema de los demás que contribuyeran a darle doble valor a cada logro de este equipo en cancha.

Lo único que no me ha gustado a lo largo de la segunda vuelta ha sido una manifestación que hizo el técnico Luis Fernando Suárez el domingo. Dijo que “nunca nadie renunció a esto… solo hubo un jugador que renunció, nada más”.

Desafortunado pasaje que solo deja ver que puede haber algo de rencor en el técnico. Y, por cierto, no fue solo uno el que renunció. Manfred Ugalde utilizó el término de manera expresa. Pero, Giancarlo González, sin usar la palabra renuncia, le pidió a Suárez que no lo volviera a convocar. Para mi, es lo mismo, aunque el hombre tomó de una manera lo del primero y, de otra manera, lo del segundo.

More in Controversia