SIGUENOS

Controversia

La Sele me defraudó de principio a fin

Tenía la esperanza de que La Sele se plantara con convicción y determinación en esta Copa Mundial de la FIFA Catar 2022. Pero, lo que vi en el partido frente a España estuvo lejos, muy lejos de ello, y me fui defraudado.

Desde el inicio de mi carrera siempre he criticado fuertemente a los equipos que van a la cancha sintiéndose menos que el rival. No porque crea que deban sentirse más. Porque de eso tampoco se trata el fútbol.

Pensé que esa era una etapa superada en La Sele, especialmente porque, más allá del discurso de los jugadores y los integrantes del cuerpo técnico, cuando el equipo se vio entre las sombras en la eliminatoria, mostró mucha convicción y mucha determinación.

Es más, gracias a ello está hoy en la Copa Mundial, después de una desastrosa primera vuelta en la eliminatoria.

Pero, lo de este miércoles me hizo recordar muchos períodos muy pobres de La Sele; el más reciente, el de Rusia 2018.

Por lo que vi, La Sele salió al campo temeroso ante lo que pudiera presentar España. Y en ese contexto, no había manera de responder. Eso es como la persona que le tiene miedo a los perros y cuando ve uno cerca, se paraliza, aunque ni siquiera la esté observando y menos aún le esté ladrando.

Claro que España mostró sus armas. Pero, La Sele la llevó al teatro y le abrió el escenario para que se luciera. Solo faltó aplaudir.

Y de eso no se trata el fútbol. Se trata, más bien, de explotar las posibilidades propias y minimizar las del rival. Esa premisa La Sele la dejó extraviada cuando salió a la cancha este miércoles.

Para leer más: La pobreza de La Sele ante España en números

Ha sido el peor partido de una representación costarricense en un Mundial de Fútbol de cualquier rama y de cualquier categoría. Esa es la realidad. Cuando Celso Borges dice que “hubo actitud, hubo ganas”, me parece que deja de ser el Celso que conocemos, siempre directo y objetivo.

Y si no es así, entonces hay un problema en cómo definen los jugadores los términos actitud y ganas. Y eso explicaría lo que se vio en la cancha. Porque, no se luchó cada balón, no se intentó ir al frente, no se cubrieron los espacios correctamente, no hubo un comportamiento apropiado en el plano táctico. En el fútbol eso es parte de la actitud.

El equipo lució mal, no importa cómo se mire el partido. Para más, allí están las estadísticas oficiales de la FIFA que dejan evidencia de que lo dicho es cierto.

Hoy, no se vio en cancha nada del trabajo realizado en los últimos meses por La Sele. Incluso, estuvo lejos de ese equipo que cerró la eliminatoria de la CONCACAF. Estuvo lejos de ese equipo que animó a muchos, incluido este servidor, a pensar que el Mundial podría ser diferente.

En un solo partido La Sele recibió más goles que en los tres del Mundial anterior. Es el peor resultado de la historia para Costa Rica. Pero también este fue el partido más flojo de una Selección Nacional en un Mundial.

Reconocer eso sin ambigüedades es un paso urgente para tratar de corregir de cara al juego del domingo en la madrugada ante Japón. Ojalá todos a lo interno de La Sele tengan, allí sí, la determinación para hacerlo.

More in Controversia