SIGUENOS

Mirada Incisiva

La inmadura e irresponsable renuncia de Miguel Segura

Recuerdo que, en su época de futbolista, si algo distinguía a Miguel Segura era su carácter endiablado. Era un gran portero, pero fuera del campo -y a veces dentro de él- se obnubilaba y la ira lo traicionaba.

De hecho, su ímpetu le ha valido, más de una vez, amonestaciones y expulsiones, estando en el banquillo del Herediano.

Este domingo, la rabia le volvió a jugar una mala pasada. Contrariado por la decisión del técnico florense, Jeaustin Campos, de alinear a Esteban Alvarado en lugar del titular, hasta ese momento, Bryan Segura, el entrenador de porteros rojiamarillo presentó su renuncia.

Según se rumora, Miguel Segura no estuvo de acuerdo en quitar a Bryan de la estelaridad para darle campo a un guardameta que tenía siete meses de inactividad, producto de una lesión y que su rival en la portería venía de cumplir una campaña extraordinaria, incluso considerado por muchos como el mejor arquero del torneo.

Al parecer, la decisión de cambiar de guardavallas fue una imposición de Jafet Soto, pero bueno eso es lo que dicen, nadie lo puede asegurar.

El caso es que “Manguera” cometió varios errores. En primer lugar, cuestionar la decisión del técnico Campos y luego de conocer que su pupilo no jugaría, abandonar el estadio, dejar botado al equipo y a su otro guardameta.

Al final de cuentas, el timonel es el que decide quién juega y quién va a la banca. Es su prerrogativa y responsabilidad. El resto de compañeros del cuerpo técnico pueden sugerir, pero la última palabra siempre será -y debe ser- del entrenador.

Segundo, al renunciar, se puso en contra de su timonel, lo cual no deja de ser una especie de deslealtad.

Tercero, con su dimisión apoya directamente a Bryan Segura, quien, de paso, se siente empoderado y en una actitud poco humilde, amenaza con seguir los pasos de su entrenador.

Cuarto, y tal vez el más grave. Miguel Segura, ya en frío, medita y se da cuenta de lo que hizo. Entonces, se reúne con el gerente florense, Jafet Soto, solucionan el “malentendido” y regresa al equipo.

Y digo que este es el yerro más grave porque deja desamparado a quien, en primera instancia, defendió a capa y espada: Bryan Segura.

¿Cómo creen que puede sentirse el guardameta de origen generaleño al ver que la persona que lo acuerpó al punto de renunciar, solo aguantó un día y regresó al equipo? A mí no me haría gracia. Pero bueno en el fútbol pasa cada cosa…

Y todo por una decisión tomada en caliente, sin razón ni fundamento. Es más, Esteban Alvarado fue la figura de su equipo en la victoria ante el Saprissa. De no ser por él, Herediano habría perdido ese encuentro. Hizo dos o tres tapadas providenciales. Así que como dijo Jeaustin: “Me parece que la decisión de Esteban fue acertada, hizo un buen partido”.

Lo único desacertado y salido de todo tono fue la actitud irresponsable e inmadura de Miguel Segura, que en cuestión de horas se “paseó” en sus dos guardametas.

More in Mirada Incisiva