SIGUENOS

Mirada Incisiva

La credibilidad del fútbol en juego

El periódico La Nación publicó esta semana un interesantísimo reportaje acerca de lo que reportan los clubes de fútbol por concepto de planillas a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Cuando uno revisa el listado, no se sabe si reír o llorar. ¿Realmente, habrá alguien que de verdad crea que esas cifras son reales?

Por ejemplo, el Deportivo Saprissa reporta ₡239.458.591 para una planilla de 61 personas, siendo el club con el rubro más alto de los 12 equipos de la primera división. Aquí uno puede hacer varias reflexiones; una de ellas, cómo la junta directiva de Horizonte Morado, su presidente, el gerente financiero o el deportivo, se dan el lujo de contar con el plantel más caro del país y tener una temporada tan mala como la actual. Algo no está bien y, claramente, no saben invertir con inteligencia.

El segundo equipo en el listado es la Liga Deportiva Alajuelense que reporta ₡209.711.146 para 129 personas. ¿Cómo hacen los manudos para tener el doble de planilla que los morados y cancelar ₡9 millones menos?

Otro dato curioso es que el Club Sport Herediano, el equipo con la plantilla más amplia de este país, solo reporta ₡45.424.023 a la CCSS por 50 personas. Es decir, en promedio, ningún integrante del plantel florense llegaría al millón de colones de salario. ¿Creen posible eso en una planilla que tiene tres extranjeros, al goleador histórico de la institución, y varios seleccionados nacionales, entre ellos algunos que vienen de militar en Europa?

Y cómo hacen los rojiamarillos para con solo 11 personas menos en su planilla que el Saprissa, -el club con la planilla más cara-, reportar ₡194.034.568 menos que los morados. El gerente financiero deber ser como mínimo un genio…

¿Es posible evadir?

Pero más preocupante aún es que en la segunda parte del reportaje, denominado “La habilidad del fútbol para reportar montos menores a la CCSS”, Jorge Gutiérrez, presidente del Comité de Licencias de la Federación Costarricense de Fútbol, responde así a la pregunta del millón: ¿Pueden los equipos evadir parte del reporte salarial que hacen a la Caja?

“Lo que puedo decir es que hay habilidad en la forma en la que ese club maneja a sus jugadores, porque son tantas las maneras que un jugador se puede retribuir, desde una casa, viáticos y un montón de cosas que en la sana y buena teoría deberían reportarse a la CCSS. Todos sabemos que son cosas que quedan en la intimidad del jugador y el patrono.

“Pensemos que un equipo decida, por política, pagar la educación de los hijos y eso representa un ‘x’ del salario. Si usted se pone a ver, ¿para qué lo van a reportar? Hablemos de pagarle a un jugador un seguro médico, carísimo. Es una retribución que se puede cuantificar, pero la CCSS no se va a dar cuenta nunca y a ese club no le interesa que se den cuenta. También puede ser que tengan un convenio con una agencia de carros donde pueden obtener créditos o sacar carros y que eso sea parte del salario, es aquí donde viene la astucia del dirigente o el administrador para ver cómo se manejan estas cosas”.

¿Revelador no? Luego, si uno ve los montos que pagan ciertos clubes y analiza el modo de vida y el estatus de cada futbolista, se da cuenta, a simple vista que algo no concuerda.

Incluso, hay quienes han dicho que algunos clubes tienen por política reportar una parte del salario y la otra pagarla en efectivo o bien, como dice el dirigente, en especie. Así no hay forma de controlar esto, a menos que el Ministerio de Hacienda y la propia CCSS decidieran indagar los ingresos reportados de cada futbolista y compararlos con sus bienes. Pero eso tampoco va a ocurrir.

Entonces, si esto sucede a la vista y paciencia de las autoridades, de aquellas instituciones que deberían ser las más interesadas en cobrar lo que corresponde para mejorar su recaudación y no lo hacen, qué confianza pueden tener aficionados y medios de comunicación acerca de cómo y dónde provienen los recursos de los equipos para contratar jugadores.

More in Mirada Incisiva