SIGUENOS

Mirada Incisiva

Juegos Olímpicos y la realidad costarricense

Cada cuatro años, cuando llegan los Juegos Olímpicos, aparecen innumerables opiniones acerca de la participación costarricense en estas justas.

Para muchos, el no conseguir medallas es sinónimo de fracaso y despotrican en contra de atletas y dirigentes sin conocer a conciencia cuáles son las condiciones que atraviesa cada deportista o federación para afrontar un desafío de este calibre.
Tokio 2020 no ha estado exento de esto. Después de ver la actuación de los ticos, claro que queda un sinsabor por los resultados, pero, ¿por qué?.

Tomemos los casos de la surfista Brisa Hennessy, quien se metió entre las ocho mejores del mundo. Nada despreciable. Pero, resulta que Brisa acumula un bagaje excepcional en el surf de alto rendimiento. Compite contra las mejores.

Entre sus logros destacan la medalla de oro en el Campeonato Panamericano Perú 2018 en la categoría Open; medalla de oro en el Campeonato Mundial Junior ISA Japón 2017; un octavo lugar en el Mundial Mayor ISA Japón 2019, además de ser la primera tica clasificada al World Championship Tour.

Por eso, cuando llega a los Juegos Olímpicos, no se siente intimidada y rinde como las mejores, porque ha estado y está entre las mejores.

Igual le pasa a Kenneth Tencio, quien se ha medido con los más grandes del orbe. Las experiencias del pasado con las hermanas Sylvia y Claudia Poll, Nery Brenes, Andrés Brenes, María del Milagro París reafirman esta tesis.

Esto es planificación deportiva. Y ellos, a pesar de que sus disciplinas no son tan populares como el fútbol, por ejemplo, no se quejan; simplemente trabajan, se esfuerzan y buscan la forma de hacer sus sueños realidad.

Contra el fútbol

Esto me lleva a las constantes quejas de muchos aficionados que arremeten contra el balompié, porque se lleva todo el apoyo y aún así no hay resultados.

Por ello quise, en este espacio, compartir la opinión de mi buen amigo Carlos Gómez Rodríguez, sobrino nieto del exgerente del Deportivo Saprissa, Eladio Gómez Chacón, quien con una claridad bárbara da en el clavo sobre este punto en particular.

“No comparto esa manera de pensar, de que para levantar deportes alternativos hay que manchar al fútbol… El fútbol tampoco recibe dinero estatal. El dinero viene de patrocinios y los patrocinios se dan por publicidad. La publicidad se mide por seguimiento masivo.

“En los países donde los deportes que no son fútbol destacan con buenas actuaciones, un día sí y otro también hay cientos o miles de aficionados siguiéndolos y llenando recintos deportivos.

“Si usted critica el apoyo que se le da al fútbol, y no se acuerda de los deportes no tradicionales, excepto cada cuatro años cuando los atletas van a pulsearla a las Olimpiadas, no está ayudando; más bien es parte del problema.

“Mejor despertemos el interés de las empresas en invertir en esos otros deportes. Vean en esos países los gimnasios llenos para ver básquet, artes marciales, vóleibol, gimnasia, natación, balonmano, ajedrez… Acá con costos los papás van a ver a los muchachos. Y no, no es culpa del fútbol…

“Y lo mismo aplica para el arte. El apoyo es irlos a ver, asistir, conocerlos y levantarlos tanto como se pueda. Lograr que la empresa privada vea valor en apoyarlos con patrocinios también”.

Más claro no se puede…

Luis Álvarez Chavarría es un periodista deportivo con más de 30 años de experiencia en medios de comunicación como el diario La República y Radio América. También ha laborado en la cobertura de otras temáticas para el diario La Nación, además de prestar servicios en oficinas de prensa de instituciones y empresas estatales.

More in Mirada Incisiva