SIGUENOS

Mirada Incisiva

¿Hasta cuándo la corrupción en el fútbol?

El diario La Nación dio a conocer un capítulo más de la multipropiedad en el fútbol costarricense. Al episodio entre Herediano y Grecia, con la aparición de varios rojiamarillos en la personería jurídica de los griegos, entre ellos Pablo Campos, amigo personal de Jafet Soto, ahora se suma una nueva historia.

Campos vuelve a convertirse en protagonista al descubrirse que él realiza movimientos en las cuentas de la Asociación Deportiva Guanacasteca, otro club que se ha ligado al cuadro florense en múltiples oportunidades. Basta repasar los 10 futbolistas que militan o han militado con los pamperos y que son ficha del cuadro rojiamarillo.

Según la investigación del periódico, dicha cuenta bancaria es utilizada por los pamperos para diversas transacciones, entre ellas pagos a la Unafut por multas y arbitrajes, cancelación de canchas de entrenamiento, transporte y hospedajes.

Además, en esa cuenta también aparecen otros personajes vinculados con el Herediano; el abogado Pastor Bonilla y el tesorero de Fuerza Herediana, Henry Jiménez.

A pesar de que Campos, y el propio presidente de Guanacaste, Jorge Luis Arias, intentan explicar esta anomalía diciendo que son servicios de mensajería lo que el primero hace, no es creíble que un mensajero maneje las cuentas de una institución.

Aquí también quisiera destacar la declaración que el presidente de la Fedefútbol, Rodolfo Villalobos, diera la semana pasada en la cual dijo, acerca del tema de la multipropiedad, que está prohibida y que “si existe mano negra en el fútbol que se hagan públicas las pruebas”.

Lea también: A don Leonardo Vargas otra vez se le salió el fanático que lleva dentro

Yo me pregunto, ¿qué más pruebas quiere don Rodolfo y los órganos competentes de la Fedefútbol para actuar? La relación Fuerza Herediana – Fuerza Griega (hasta el nombre es revelador), fue objeto de sanciones y multas por parte de los Comités de Ética y Licencias de la Federación. Al final dichas sanciones se las pasaron por el fundamento.

Ahora, aparece esta relación de funcionarios del Herediano envueltos en el manejo de cuentas bancarias del club de la pampa. Hay pruebas, hay información bancaria, registros. ¿Acaso esto no es suficiente para por lo menos iniciar otra investigación?

Claro, pero es que el Comité de Ética ni siquiera existe, porque a alguien dentro de la Federación no le interesa o no quiere nombrar los integrantes, como reveló el expresidente de ese ente, Freddy Sandí, quien manifestó que desde hace año y medio no hay comité.

“Le solicitamos al Comité Ejecutivo de la Federación que hiciera los nombramientos y a la fecha no solo no los han designado, sino que a quienes quedamos se nos venció el período desde hace un año. No hay Comité de Ética”, expresó el exjerarca.

Esto da una idea de cómo se manejan las cosas en la Fedefútbol. El presidente pide pruebas, pero cuando las presentan -como en este y otros casos ha hecho La Nación– todos se hacen los “majes”, vuelven a ver para otro lado y a otra cosa mariposa.

Igual ocurrió con la famosa denuncia de Randall Poveda sobre árbitros que recibían llamadas por parte de dirigentes de la Primera División.

Cuando todos pegaron el grito al cielo exigiendo que se dieran a conocer los nombres de dichos dirigentes, no se volvió a hablar del tema y, según tengo entendido, el asunto quedó bajo la etiqueta de “mala interpretación”, los mensajes telefónicos se borraron misteriosamente y el tema se evaporó. Nadie recibió sanción, nadie fue expuesto y la denuncia se convirtió en un plato de babas.

Bajo estos antecedentes, por qué habría uno de esperar que la “mano negra” de la que hablan algunos vaya a desaparecer del balompié nacional..?

Luis Álvarez Chavarría es un periodista deportivo con más de 30 años de experiencia en medios de comunicación como el diario La República y Radio América. También ha laborado en la cobertura de otras temáticas para el diario La Nación, además de prestar servicios en oficinas de prensa de instituciones y empresas estatales.

More in Mirada Incisiva