SIGUENOS

Blog

¿Hacia dónde va la Selección Preolímpica?

A pocas semanas de que arranque el torneo Preolímpico, que se jugará en la ciudad de Guadalajara, México, del 18 al 30 de marzo próximos, la Selección Sub 23 de Costa Rica navega en aguas inciertas, a pesar del material humano abundante y de buena calidad que maneja el técnico Douglas Sequeira.

Esta semana, la tricolor cosechó sendos empates en los duelos disputados frente a su similar de Honduras; el primero, jugado a puerta cerrada en el Estadio Nacional, concluyó 0-0; el segundo, efectuado este jueves en el Ricardo Saprissa, finalizó 1-1, gracias a un gol agónico del florense Yael López, al minuto 93, salvando a la “Sele” de una inminente derrota.

Estos fogueos me despiertan la inquietud de cuál es el verdadero potencial de este grupo. Más allá de no haber visto los juegos, -no se permitió prensa en el primer juego y el resumen del segundo fue muy escueto- razón por la cual uno no puede efectuar un ejercicio riguroso de análisis, lo cierto es que pareciera que el desenvolvimiento del equipo no alcanza para pensar en resultados positivos en el Preolímpico.

Basta con repasar los rivales que enfrentará Costa Rica para asumir que la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio se presenta realmente complicada. La ‘Nacional’ está sembrada en el grupo A, junto con el anfitrión México, Estados Unidos y República Dominicana. En el grupo B están Canadá, Honduras, El Salvador y Haití.

De acuerdo con las reglas de juego, clasifican a semifinales los dos primeros de cada grupo y los dos vencedores de esta instancia van a la final y, con ello, visarán su boleto a la Olimpiada.

Ahora bien, de México sobra decir que parte como el gran favorito para dejarse uno de los dos boletos en juego, no solo por su condición de local, sino porque cuenta dentro de su convocatoria con un grupo de futbolistas ya consolidados dentro de la Liga MX del balompié mexicano, e incluso fuera de sus fronteras, como es el caso del lateral izquierdo Gerardo Arteaga, quien milita en el Genk de la primera división de Bélgica.

En el caso de Estados Unidos, el otro gran favorito de la competencia y primer rival de la ‘Tricolor’, el próximo 20 de marzo, cuenta con un plantel en el que destacan jugadores con recorrido en la MLS así como también en el fútbol del exterior como el delantero Ulysses Llanez del S. C. Heerenveen de la Eredivisie de Holanda; Chris Durkin, perteneciente al Sint-Truidense de la Jupiler Pro League de Bélgica; Brenden Aaronson del Red Bull Salzburgo de la Bundesliga de Austria; o Reggie Cannon del Boavista de la Liga de Portugal.

Ante este panorama y, reitero, pese al buen material con que cuenta Douglas Sequeira, a priori uno no podría concederle muchas posibilidades al equipo tico. A pesar de nombres como los de Adonis Pineda, Luis Diego Rivas, Yurguin Román, Fernán Faerrón, Fabricio Ramírez, Christopher Núñez, Jimmy Marín, Bernald Alfaro, Andy Reyes, más los legionarios que militan en la MLS, como Luis Díaz, Randall Leal y Marvin Loría, la tarea será más que complicada.

Empezando por el ritmo de juego que tienen las ligas mexicana y estadounidense, respectivamente, en comparación con la nuestra, desde allí, se parte en desventaja, porque en Costa Rica los partidos se juegan con poca intensidad y velocidad intermedia, mientras que los rivales están acostumbrados a un ritmo endemoniado de correr y meter pierna durante los 90 minutos o más.

Segundo, por el tipo de arbitrajes que se dan en Concacaf; principalmente, en esas instancias, nuestros futbolistas muchas veces resienten lo que viven aquí en el país, donde los silbateros cortan el juego a base de pito y no dan fluidez al cotejo. Al final, eso cobra factura a la selección, porque los jueces que imparten justicia están acostumbrados a darle fluidez al partido y no a sancionar todo aquello que aquí les pitan.

La esperanza es que este grupo de jugadores se llene de coraje y logre la hazaña de eliminar a, por lo menos uno de los dos ‘cocos’ del grupo y alcance llevar al país de vuelta a una competencia olímpica, justas donde hemos estado ausentes desde Atenas, Grecia, en el lejano 2004.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Blog