SIGUENOS

Blog

El pretexto de la línea de cinco como justificación

Hay cosas sin sentido que repiten continuamente jugadores y técnicos en el fútbol costarricense. Lo hacen como si de esa manera aquello cobrara algo de realismo, o como si se creyeran eso de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.

A lo largo del Apertura 2019, los jugadores y los técnicos del Deportivo Saprissa y Liga Deportiva Alajuelense han convertido en moda el argumentar la línea de cinco de sus rivales como factor cuando no logran ganar sus partidos.

Ha sido una práctica recurrente. Pero, cargada de falsedad. Cuando Saprissa empató con Santos, o perdió con Guadalupe, o le costó en San Carlos, o apenas pudo ganar en Pérez, jugadores y técnico repetían cual guión de película barata, que los rivales les planteaban una línea de cinco para cerrar espacios atrás.

Cada vez que la Liga hacía un mal partido en el Morera Soto -pese a que casi siempre pudo puntuar- se escuchaba la misma historia: los rivales se le iban a cerrar con una línea de cinco, decían todos.

En primer lugar, la línea de cinco es uno de los parados del fútbol moderno. Y, por ende, es un recurso válido.

Pero, en segundo lugar, plantear una línea de cinco no necesariamente supone un parado ultradefensivo. De hecho, casi todos los equipos que usan la línea de cinco suelen hacerlo ya sea para buscar la salida rápida con sus carrileros cuando recuperan la pelota, o para sacar un central al medio campo cuando cortan el avance rival.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Blog