SIGUENOS

Mirada Incisiva

¿El milagro de Iñaki Alonso en el Saprissa?

¿Por qué un equipo como el Deportivo Saprissa cambia radicalmente de un juego a otro? ¿Es posible ver la mano de un nuevo entrenador en poco menos de una semana?

Pues, pareciera que en el caso del Saprissa la respuesta es positiva. No solo por los resultados que el “Monstruo” ha sacado en sus últimos dos encuentros, ambos saldados con goleadas ante equipos que, por la filosofía de sus técnicos, se paran bien en el terreno. Me refiero al Sporting de José Giacone y a San Carlos de Douglas Sequeira.

Ante los josefinos, Saprissa se encontró muy temprano con un autogol que le encaminó rápidamente hacia la victoria. Pero, hay que ser justos y destacar que, desde ese mismo partido, se notó una disposición distinta en los morados, en comparación con lo que se había visto en los últimos dos años y medio, primero con Walter Centeno, posteriormente con Roy Myers y, al final, con Mauricio Wright.

El Saprissa de Iñaki Alonso, por lo menos en los dos juegos que ha dirigido, ha sido un equipo de mucha dinámica, de ejercer presión alta desde la salida del rival y, para beneplácito de la feligresía saprissista, de un retorno a la vocación ofensiva, al pase rápido, a los cambios de ritmo, a las paredes, al toque corto, siempre hacia el frente de ataque. Atrás, por el momento, ha quedado aquel juego cansino, aburrido, sin ideas y, fácilmente, predecible que intentó implementar “Paté” Centeno.

Hoy el cuadro tibaseño muestra una cara diferente; incluso, ha logrado dos goleadas ante rivales incómodos sin su principal referente, Mariano Torres, en cancha. Este es un dato no menor, porque la incidencia del argentino en Saprissa venía siendo tal que su ausencia era más que notoria y cualquier partido que los morados enfrentaban sin él, se constituía en un dolor de cabeza.

Pero el nuevo técnico español ha logrado solucionar esa dependencia, cambiando de posición a Christian Bolaños, quien luce como en su mejor época, convertido en pieza angular en el desempeño del equipo.

Además, la motivación que supone una nueva filosofía ha enchufado a todo el grupo en ruta hacia la fase decisiva del torneo, las semifinales y final.

Aquí hay que hacer una reflexión: Alonso ha demostrado su sapiencia en la conducción del cuadro, los jugadores han aceptado su idea futbolística y algunos hasta han salido a la luz pública para hablar bondades del nuevo timonel y, de paso, criticar a su anterior estratega. ¿Debemos suponer entonces que el entrenador español hace magia o hay algo más?

Da la impresión de que los futbolistas morados simplemente se hartaron de sus anteriores técnicos y se les “olvidó” jugar bien. Esto no deja de ser peligroso, porque desde hace mucho tiempo hay rumores de que en el Deportivo Saprissa manda el camerino. En lo personal, no tengo pruebas, pero tampoco dudas.

Es claro que el cambio de juego es notorio. ¿Por qué entonces, no jugaron así con Centeno, Myers y Wright?, teniendo en cuenta que la calidad existe (o por lo menos eso parece por lo exhibido en estos dos juegos).

Habrá que ver cuánto dura la luna de miel de los futbolistas con Iñaki Alonso. Hoy, algunos hablan maravillas del técnico ibérico, alaban su metodología de trabajo, sus bondades, y demás. Pero, recordemos que esos mismos que ahora aplauden al europeo respaldaron a muerte la continuidad de Wright al final del torneo anterior y luego pasó lo que todos ya sabemos.

More in Mirada Incisiva