SIGUENOS

Controversia

El fútbol: de aficionados a fanáticos

El fútbol tiene un componente muy especial que son los aficionados. Pero, cuando estos traspasan la frontera para entrar al mundo de los fanáticos, la realidad es que toman otra perspectiva de las cosas.

Ciertamente, en este ámbito del fútbol todos quieren opinar, y todos terminan por pretender que tienen razón y que la suya sea la verdad absoluta. Y esto suele generar situaciones incómodas.

Cuando el técnico de la Selección Nacional de Fútbol, Luis Fernando Suárez presentó la lista de jugadores convocados a la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022, una de las primeras preguntas que algún colega le hizo fue por qué convocó a Johan Venegas si está en un bajo nivel.

“A mí me gusta Johan Venegas, y soy caprichoso”, respondió el técnico. Muchos han dicho que su respuesta fue inadecuada. Pero, a mi sinceramente me gustó la respuesta, y no creo, para nada, que haya estado salida de tono. Más bien, creo que la pregunta, con todo respeto, no era pertinente.

Derivado de todo lo que se gestó alrededor de esa respuesta de Suárez, apenas ingresaba Johan Venegas al campo de juego el miércoles pasado, durante el fogueo de la Selección ante Nigeria, una buena parte de los presentes en las gradas del Estadio Nacional la emprendieron contra él con un concierto de Silbatinas, que crecía cada vez que tocaba el balón, y más aún cuando remató por fuera un servicio preciso para gol.

Interesante. Porque otros que también fallaron a lo largo del partido no generaron esa misma reacción.

No pretendo defender a Venegas, y tampoco a Suárez. Ni siquiera se si necesitan defensa. El tema al que voy es cómo los fanáticos quisieran imponer sus criterios bajo el argumento de que son aficionados al fútbol. Ni siquiera los verdaderos aficionados pueden imponer sus criterios.

Ya lo apuntaba la semana pasada en este mismo espacio: será el técnico quien decida la alineación en cada partido, al igual que la estrategia de juego y los cambios. Y, por ende, solo él es quien debe decidir sobre qué jugadores deben ser tomados en cuenta.

Después de todo, tras cada partido, la responsabilidad por el resultado será compartida solo entre el técnico y los jugadores. Ningún fanático nunca se ha animado a asumir la responsabilidad por el resultado de un partido, y esta no va a ser la excepción.

Además, la historia nos ha presentado muchos casos de jugadores que, estando en un gran nivel, luego no rinden en un torneo, o que estando en un mal nivel, de pronto se ven mucho mejor.

No es un asunto de magia ni nada parecido. Es parte del fútbol. En la eliminatoria para el Mundial anterior muchos de esos mismos fanáticos celebraban que el mismo Venegas había hecho ver muy mal a los centrales de Estados Unidos, solo por citar un ejemplo.

Cuando la Selección estaba en la ruta hacia Brasil 2014, muchas eran las críticas, porque la primera ronda eliminatoria fue muy pobre. Luego, una vez clasificado, el equipo se vio muy mal en los últimos partidos, incluyendo aquel fogueo ante Japón. Y, luego, vean lo que pasó.

Muchos también han criticado al Suárez por recurrir a sus sensaciones en relación con algunos jugadores. Pero eso también es parte del fútbol. No por nada un técnico de Santos había enviado al mismo Venegas a préstamo a Barrio México. Quizá no le vio condiciones. Y vean lo que pasó con él después.

Igual puede que no pase nada con él en el Mundial. Pero la única forma de saberlo es si está allí. Y eso, insisto, es decisión del técnico; ese por el que todos quieren decidir, más allá de las propias opiniones que él pueda tener.

More in Controversia