SIGUENOS

Destacada Tipo C

El ciclo del Paté en Saprissa se acabó

Walter Centeno inici´ò su quinto torneo al frente del banquillo del Saprissa.

Tras cuatro torneos al frente del Deportivo Saprissa, el ciclo del entrenador Wálter Centeno parece haber llegado a su final.

Ya no se trata de resultados -que tampoco los ha tenido en gran cantidad-; el problema de la propuesta futbolística del Paté es que exhibe una evidente involución.

Centeno llegó al Saprissa muy pronto, amparado por una afición que no comulgaba con Vladimir Quesada, así como por el buen momento que, en ese entonces, exhibía el cuadro de Grecia, al que Paté tenía en primer lugar.

Juan Carlos Rojas, el presidente morado, se agarró del clamor de la feligresía tibaseña para no solo cambiar de timón sino venderle al aficionado una utopía que el técnico creyó sería muy fácil implantar.

Recuerdo las palabras del Paté cuando, aún dirigiendo a Grecia, decía que le dolía ver a un Saprissa que jugaba “feo”. Pero resulta que, aunque esa escuadra de Vladimir no enamoraba, era mucho más estable y sólida que los inventos del otrora número 8.

Las pruebas y los golpes llegaron muy rápido. La primera goleada se la propinó el Tigres, de México, en CONCACAF con un inapelable 5-1. A partir de allí, Centeno se ha comido, en dos años al frente del Monstruo, nada menos que ocho goleadas. Nunca, sí, nunca en toda la historia de la institución capitalina, se había sufrido tantas humillaciones como en el periodo del Paté.

Y lo curioso, -exasperante y frustrante para la afición morada- es que Rojas sigue defendiendo, a capa y espada, la gestión de Walter Centeno.

A Vladimir Quesada lo destituyó por perder un partido frente a Cartaginés en casa, pero Paté no solo se comió ocho goleadas, sino que, además, perdió un título frente a San Carlos; Herediano lo eliminó de dos semifinales, ambas en el estadio Ricardo Saprissa.

Posiblemente, el crédito de Wálter Centeno sea haber ganado la corona 35 frente a la Liga y el título de Liga CONCACAF ante Marathon, de Honduras. Aún así parece poco, pues de cuatro torneos locales disputados quedó eliminado en tres.

Ante estos números la paciencia de la afición parece haber llegado a su límite. Así se evidencia en redes sociales y si Rojas insiste en el “proyecto Centeno” es porque no hay público en los estadios; de lo contrario, los fanáticos harían patente, en las gradas, el disgusto por el rumbo que lleva el Saprissa.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Destacada Tipo C