SIGUENOS

Fútbol

Dirigencia alega incumplimiento de contrato por caso de fallido fogueo ante Irak

Juan Carlos Rojas y Rodolfo Villalobos ofrecieron una conferencia de prensa al regresar a Kuwait. Foto: captura de pantalla.

Los dirigentes de la Federación Costarricense de Fútbol alegan un incumplimiento de contrato por parte de su par de Irak, lo que llevó a la cancelación del fogueo previsto para este jueves entre las selecciones de ambos países.

El contrato para la realización del juego establecía claramente que no habría sello de pasaportes para ninguna de las personas de la delegación. Incluso, el martes el administrativo Álvaro Herrera, así como el encargado de Seguridad, Joseph Ramírez fueron a Irak para revisar todos los detalles en el campo.

De hecho, como resultado de esa gestión, y viendo que el viaje podría llevarse más allá de las dos horas que se previeron durante la negociación, la organización ofreció que el equipo viajara un día antes. Inicialmente, todo el viaje, tanto de ida como de regreso a Kuwait se haría el propio día del partido.

“Nuevamente, en esa gira, tanto la parte federativa como la parte diplomática de Irak confirmaron los acuerdos a los cuáles habíamos llegado y las condiciones mediante las cuáles nosotros íbamos a ingresar a territorio iraquí”, explicó el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (FCRF), Rodolfo Villalobos.

El dirigente aceptó que se generó una situación de tensión una vez que, tras cruzar el puesto migratorio de Kuwait las autoridades de Irak exigieron dejarles los pasaportes de los integrantes de la delegación, algo a lo que no se accedió por ser un cambio de en los términos previamente pactados.

“Quiero aclarar dos puntos importantes: no regresamos de inmediato no porque se mantuviera la duda de si íbamos a jugar o no. Nosotros logramos tener en posesión nuestra los pasaportes de toda la delegación, pero los dos pasaportes de los choferes de los buses estaban en posesión de un diplomático iraquí, que se negaba a entregarlos”, amplió Villalobos.

Además, había que recuperar el camión de utilería, que ya estaba en territorio iraquí. Una vez que llegó a la frontera hubo que trasladar toda la carga a los buses para poder tomar la ruta de regreso.

“Pasaron exactamente ocho horas, 25 minutos y 39 segundos”, dijo Villalobos, quien tomó el tiempo desde la salida del hotel en Kuwait.

Ahora bien, los gastos de la estancia en este campamento corrían por cuenta de la empresa que organizó el partido, que a su vez tenía su acuerdo con la dirigencia de Irak. De allí que en la Federación se desentienden del tema, entendiendo que los términos económicos se cumplirán al pie de la letra.

Villalobos rechazó que se hubiese tomado un riesgo más allá de lo razonable al aceptar el fogueo en Irak, dado que a nivel contractual todos los requisitos quedaron debidamente establecidos. “Todas las decisiones que uno toman siempre tienen riesgos”, adujo el dirigente explicando que se tomó la decisión bajo las condiciones que se pidieron.

“Este tema desde el principio nosotros lo habíamos conversado con la empresa. Inclusive, tengo aquí un correo donde la Federación de Irak le confirma a la empresa los términos del contrato”, apuntó Villalobos.

Por su parte, el jefe de la delegación costarricense, Juan Carlos Rojas, dijo que lo sucedido fue muy lamentable. “Estamos consternados con la situación que se dio, pero con la convicción de que se tomó la decisión correcta en los mejores intereses de la Selección Nacional”, apuntó el dirigente.

Añadió que la decisión fue consensuada entre la dirigencia, el cuerpo técnico de la Selección y los jugadores.

El equipo saldrá hacia Doha, Catar, el viernes a las 3:30 de la tarde, tiempo local, y será recibido en un área separada para tal fin en el Aeropuerto Internacional, donde habrá una pequeña ceremonia oficial.

More in Fútbol