SIGUENOS

Mirada Incisiva

Copa América: reflexiones del repechaje

El Blog de Fútbol del periodista Luis Álvarez.

Costa Rica logró el último boleto a la Copa América 2024, que se jugará en Estados Unidos, en junio, al derrotar 3-1 a una diezmada y desconocida selección de Honduras.

Esta vez el grupo comandado por Gustavo Alfaro mostró la personalidad para reponerse de un golazo inicial, obra del exmorado Michaell Chirinos, y con anotaciones de Orlando Galo, -fundamental porque su gol significó el rápido empate que nos devolvió a la vida-; un espectacular tanto de Warren Madrigal y otro de Jefferson Brenes, de los mejores en el Toyota Stadium de Frisco Texas, sellaron el tiquete para estar en el más añejo torneo futbolístico del orbe.

En esta ocasión nos toparemos a Brasil, el 24 de junio; Colombia el 28, y cerraremos, la primera fase, contra Paraguay el 2 de julio.

Sin duda un camino durísimo por las realidades futbolísticas actuales. Brasil, aunque pasa por horas bajas en la eliminatoria suramericana, cuenta con figuras de sobra para retomar su jerarquía. De hecho, la semana pasada le quitó un invicto de 20 partidos a Inglaterra en el estadio de Wembley.

La Colombia de Néstor Lorenzo mantiene un largo período sin derrotas, 20 juegos para ser exactos, más tres de su antecesor Reinaldo Rueda, hoy en Honduras. El más reciente encuentro de los cafeteros lo saldó con victoria ante España.

Paraguay, pareciera el rival más accesible, aunque sinceramente, dudo que alcance para pensar en una clasificación.

Lo que sí es un deber del fútbol tico es sacarles el jugo a esos “fogueos” de lujo, que tendrá en Copa América luego de los primeros dos choques eliminatorios, el 6 de junio en casa ante San Cristóbal y Nieves, y tres días después de visita en Granada.

Contraste de cara a Copa América

En contraste con la efervescencia que vive el balompié nacional por la calificación a Copa América, una realidad diametralmente opuesta se respira en México, donde la derrota ante Estados Unidos en la final de la Liga de Naciones de Concacaf, golpeó duro el entorno futbolístico azteca.

La prensa mexicana se rasga una vez más las vestiduras por la caída ante los estadounidenses, dicho sea de paso, el séptimo partido consecutivo sin poder vencerlos.

Los “colegas” de la prensa de México le achacan el bajo nivel de su selección a la estructura de la liga local, a la infraestructura y a cuanta cosa se les ocurra.

Eso sí, escuchaba a varios comunicadores costarricenses decir que, actualmente, el tri azteca es un equipo “normalito”, sin grandes figuras. Pero, paradójicamente, ese conjunto normal despedazó a Panamá 3-0. Es decir, goleó sin problemas al mejor equipo de Centroamérica en estos momentos, el mismo que nos aplastó 6-1 en el marcador global.

Entonces, me surgieron varias interrogantes: si México tiene problemas de estructura con su liga, en donde juegan extraordinarios futbolistas de todo el mundo, a un nivel de intensidad ni siquiera soñado por nuestros jugadores y equipos, ¿dónde queda nuestro campeonato?

Si México tiene problemas de infraestructura, con instalaciones de primer mundo, no solo de estadio sino de campos de entrenamiento y profesionales destacados al cuidado de los clubes, ¿en dónde estamos parados nosotros, cuando solo dos clubes tienen estadios digamos decentes y campos de entrenamiento propios?

Si México goleó al mejor equipo del istmo, el mismo que nos masacró, ¿qué nos espera no solo ante los aztecas, sino ante el propio Estados Unidos?

Dice la prensa mexicana que su selección irá a la Copa América a hacer el ridículo y en el Mundial no llegará al sexto partido. ¿Y nuestra Tricolor?

Antes de hablar con tanta ligereza deberíamos dar un vistazo a lo que tenemos porque, sinceramente, nuestro destino tampoco es muy alentador que digamos.

More in Mirada Incisiva