SIGUENOS

Controversia

Cartaginés y las lecciones no aprendidas

El blog del periodista Reinaldo Lewis en Deportescr.

El Club Sport Cartaginés sigue vigente; sigue en el fútbol de la primera división, gracias al esfuerzo económico del señor Leonardo Vargas y su familia.

Cartaginés fue campeón nacional por cuarta ocasión, después de la espera más larga entre los clubes tradicionales de este país, gracias a la gestión del señor Vargas.

Nadie puede negar esas realidades sin exhibir toda su mezquindad. Porque, son datos duros. Son realidades.

Pero, ciertamente, don Leonardo se ha equivocado mucho. No ha aprendido las lecciones que el fútbol le ha ido dando. Y ahora, el equipo está pagando esos errores.

Desde afuera, queda la impresión de que tanto el presidente brumoso como sus hijos, que son sus principales apoyos en el manejo del equipo, se empezaron a creer que no se equivocan y que nadie les puede decir nada, por los logros que alcanzaron en este corto período al frente del Cartaginés.

Y, si tenemos razón en esa apreciación, eso explicaría muchas de las pifias que han tenido después de la obtención del título.

Errores que golpean al Cartaginés

Don Leonardo ha sido frontal en sus manifestaciones cuando se planta ante la prensa. Y eso es de agradecer. Hay pocos dirigentes que lo hacen. Pero, al mismo tiempo, eso ha permitido entender cómo y cuándo se equivoca.

Ha reconocido algunas cosas. Por ejemplo, apuntó que ha contratado jugadores por emoción. Y eso es delicado en un equipo de fútbol profesional. Pero, también, hay otras cosas.

Apenas el lunes dijo que, antes de resolver lo del técnico -para ese momento, Mario García- se deberían resolver otras cosas. Allí evidenció que no estaba viendo las cosas de manera clara.


Del archivo:

Fútbol tico en guerra con la profesionalización


García ya había hablado de irse al menos seis veces. En una empresa, cuando alguien no quiere estar, simplemente hay que mostrarle la puerta. Y, es más, la primera vez que habló de ese tema, de hecho, renunció públicamente.

Pero, no pasó nada. Don Leonardo más bien dejó pasar el asunto y, como si nada, lo dejó continuar en el banquillo. Eso, es un grave error. Máxime cuando no se daban los resultados en la cancha.

El equipo llegó a acumular nueve partidos sin victoria. Y en ese lapso, solo sumó dos puntos de entre 27 que disputó.

En este contexto que hemos descrito, el único culpable no es el técnico García. Y en ese mismo contexto, los únicos culpables no son solo los jugadores. Don Leonardo y sus hijos tienen la cuota de responsabilidad más grande, porque dejaron que la bomba de tiempo que tenían entre manos se inflara y se inflara.

Es momento de que ellos, los Vargas, se sienten a analizar la situación con cabeza fría, para volver sobre sus pasos y tomar tan buenos decisiones como en algún momento demostraron que pueden hacerlo.

A Cartaginés le urge avanzar en esa línea.

More in Controversia