SIGUENOS

Blogs

¿Arbitraje en extinción?

Los árbitros de primera división y Liga de Ascenso del fútbol nacional completaron las pruebas física de cara al inicio de las competiciones.

Hace algunos 17 o 18 años, Luis Paulino Siles Calderón, el primer árbitro costarricense en un Mundial Mayor de fútbol, me decía, cuando comandaba la Comisión de Arbitraje (y lo hizo por muchos años), que los dirigentes del fútbol exigen mucho y no dan ni para un maní, cuando de arbitraje se trata.

Es cierto. Y lo más cierto es que hace 17 o 18 años pasaba esto, sigue pasando y probablemente seguirá pasando.

Todas las jornadas tienen como atractivo principal, más allá del rectángulo de juego, lo que dicen algunos personajes, técnicos o dirigentes y algunos jugadores, sobre los árbitros. La frase más polémica captura el momento y acapara los principales titulares de los medios de comunicación.

Las frases contra los árbitros se vuelven virales en redes sociales, y, repito, esto ocurre al inicio del torneo, en medio o en la final. Es una historia de nunca acabar.
Se escucha, tras cada tormenta, o sea tras cada partido, que hay que traer árbitros del exterior, que hay que profesionalizar el arbitraje, que debemos capacitar a los árbitros, que tenemos que… y tenemos que… y tenemos que…

Lo cierto, es que dista mucho la realidad de los árbitros, en la que se desenvuelven, con algunas pocas dietas, que no llegan, así dirijan todas las jornadas en el mes, a un salario promedio de un futbolista de un equipo mediano en Costa Rica.

Un árbitro, si se dedicara solo a esta profesión, no viviría de lo que le da el fútbol nacional. Cosa contraria a un futbolista.

Para un árbitro, las dietas o pagos que les dan se convierten en extras a su profesión o trabajo fijo. Salvo que, puedan salir a arbitrar internacionalmente, difícilmente se hace una buena carrera económica, porque afuera, ahí sí se paga mejor… y si alguno llegara a un Mundial… ni qué decir.

Volviendo al tema de fondo: el fútbol nacional no podrá encontrar mejora en el arbitraje si no invierte en un plan que realmente permita prepararlos, que les dé incentivos, que incluso, la misma plataforma de nuestro balompié les ayude a posicionarse en el exterior. Hace rato de por sí, que estamos lejos de los mundiales mayores en cuanto a un árbitro central se refiere.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Blogs