SIGUENOS

Fútbol

Aficionados de Alajuelense explotaron

La furia de loa aficionados se desató en el Morera Soto tras la eliminación de Liga Deportiva Alajuelense.

Un grupo de aficionados de Liga Deportiva Alajuelense increpó a los jugadores que no estuvieron convocados para el partido de esta tarde ante el Deportivo Saprissa, una vez que terminó el encuentro en el que los manudos quedaron eliminados del Torneo Apertura 2021.

La situación se salió de control poco después del pitazo del árbitro central Juan Gabriel Calderón. Fernán Faerrón explicó que una vez en el camerino, los jugadores recibieron información en el sentido de que había un problema con los familiares de los jugadores.

Una vez que salieron a ver lo que estaba ocurriendo, se dieron cuenta de que miembros de la 12, la barra formal de Alajuelense, estaba increpando a los familiares, después de acceder al palco donde estaban ubicados estos últimos.

En medio de ese panorama, algunos jugadores pedían calma, mientras otros se salieron de control. El arquero Leonel Moreira fue uno de estos.

Moreira se molestó muchísimo con el periodista Daniel Martínez, quien cubría el juego para Radio Monumental, e incluso trató de irse a los golpes con el comunicador.

Al mismo tiempo, el capitán, Bryan Ruiz dialogaba con un aficionado en el mismo sector de los palcos, pero luego, de nuevo la situación se salió de control y algunos aficionados ingresaron al terreno de juego en busca de recriminar a los jugadores.

Ruiz explicó que siempre ha querido dar la cara cuando las cosas no salen, y por ello ante el fracaso del presente torneo quiso decirles a los aficionados que entendían su enojo. Pero, que los familiares no tenían por qué pagar por el resultado.

Sobre los incidentes al final del juego, el técnico Albért Rudé dijo que fue “deshumanizante”, y no es algo que se pueda tolerar.

Explicó que todos salieron de los camerinos para tratar de protege a sus familias del caos que se generó, cuando recibieron información sobre lo que estaba ocurriendo en las graderías.

Una vez que la Fuerza Pública intervino, se fue retomando de a poco la calma, después que los aficionados botaron uno de los portones de acceso a la cancha. Para ese momento, la administración del estadio había retirado a los familiares de los jugadores por el terreno de juego hasta la zona debajo de la gradería sur del estadio, donde se ubican los camerinos y algunas oficinas.

En medio de todas las trifulcas, claramente se rompieron los protocolos sanitarios que permitieron el regreso de los aficionados al estadio, pues no se respetó ni el distanciamiento físico ni las burbujas sociales. Esto podría traer consecuencias no solo para Liga Deportiva Alajuelense sino para el fútbol nacional como un todo.

Estas situaciones se fueron justo cuando Alajuelense, a partir del uso del código QR para verificar la situación de vacunación de los aficionados en medio de la pandemia por el COVID-19, admitió un 40 por ciento de aforo en su recinto.

More in Fútbol