SIGUENOS

Mirada Incisiva

A don Leonardo Vargas otra vez se le salió el fanático que lleva dentro

A don Leonardo Vargas, presidente del Cartaginés, no es la primera vez que se le sale lo fanático. Esta vez la emprendió contra el cuerpo técnico de su club, al que calificó de “ni fu ni fa”, luego de que los brumosos cayeran 4-3 ante Jicaral en el último partido de la fase de clasificación.

Lamentablemente, la derrota nubla el juicio de algunos dirigentes que más parecen fanáticos salidos de la más brava de las barras de un equipo que personas sensatas que deben hablar y tomar decisiones con la cabeza fría.

La derrota provocó que los de la Vieja Metrópoli no solo perdieran la posibilidad de ser segundos de la tabla y abrazar la ventaja deportiva de cerrar la serie ante Herediano en el “Fello” Meza, sino que, además -y creo que fue lo que más le dolió a Vargas-, el chance de clasificar de forma directa a la Liga Concacaf al ser superados en puntos por Saprissa. Ahora, para asistir al torneo regional, la única posibilidad es salir campeón.

Las palabras de Leonardo Vargas contra su cuerpo técnico aún resuenan. “Estoy molesto, triste, decepcionado, pero molesto y decepcionado conmigo mismo por no tomar decisiones a tiempo. Vi un equipo mal planteado. El cuerpo técnico, un cuerpo técnico que ni fu, ni fa. No nos va a alcanzar. Probablemente, Heredia nos va a meter cuatro. Tendríamos que meterle cuatro en casa. No puede ser. Créame que vamos a tomar una decisión”, dijo el jerarca.

Geiner Segura, la cabeza de ese cuerpo técnico, mantuvo una actitud digna, no comentó ni media palabra, como mandan los códigos del fútbol. Esperó a reunirse con su jefe y luego de conversar se decidió separar a los asistentes de Segura y contratar a Mauricio Wrigth, quien hace menos de un año sacó campeón al Saprissa.

Es casi como decirle a Geiner, al primer fallo se va, porque ya tenemos a su sustituto.

Lea también: Cartaginés se vuelve a meter en su dinámica de siempre

No sé las necesidades del actual estratega brumoso, pero si usted no tiene la confianza de sus superiores y estos salen a la luz pública a gritarlo y además le nombran a un colega para que trabaje a su lado, me parece que es momento de dar un paso al costado y salir con la cabeza en alto.

Creo que hoy nadie puede reclamarle a Segura su labor en Cartaginés. Clasificó a las semifinales de forma solvente; no anduvo en las congojas que torneo a torneo perseguían a los de la Vieja Metrópoli cuando llegaban al último partido con el alma en un hilo para ver si clasificaban y, una derrota, un gol o algo los dejaba fuera.

Es cierto que en los últimos encuentros el equipo ha mostrado una gran irregularidad; especialmente, cuando juega de visita. Me parece que pasa por encontrar un mayor equilibrio dentro de la formación, pero en general, el torneo para los brumosos ha sido bueno.

Leonardo Vargas no tenía ninguna necesidad de escupir la frustración de una derrota sobre un cuerpo técnico que ha trabajado con honradez para llevar a la institución a una instancia que, por lo general, les es esquiva.

Y, como decía al inicio de la columna, no es la primera vez que don Leonardo sale con un domingo 7. Recordemos la ruptura unilateral del contrato con FUTV, porque había llegado a un acuerdo con Tigo Sports, situación penosa con la que al final tuvo que dar marcha atrás.

Posteriormente, las declaraciones desafortunadas cuando Liga Deportiva Alajuelense le quitó a su goleador Marcel Hernández. “Cuando una persona no quiere estar en un lugar por la razón que sea es casi imposible revertir esa situación. Nosotros a Marcel Hernández le cumplimos todo lo que le ofrecimos”, dijo en esa ocasión.

Luego, tuvo que tragarse sus palabras para recibir de nuevo al cubano.

Al parecer estas experiencias no le enseñaron nada a don Leonardo, quien sigue permitiendo que el fanático que lleva dentro se salga en momentos de frustración.

More in Mirada Incisiva