SIGUENOS

Destacada Tipo A

2019 fue de retroceso para la Sele

Miércoles 4 de setiembre. A dos días de que la Selección Nacional de Fútbol Masculino enfrentara, en juego amistoso a Uruguay, tres medios de comunicación mexicanos anunciaban a Gustavo Matosas como nuevo técnico del San Luis, de la Liga MX.

A partir de ese momento, todo el andamiaje que se había tejido alrededor de la Selección y el nuevo proceso cuyo objetivo era Catar 2022, se comenzó a derrumbar a marcha intensa. Un año de trabajo se iba a bote de la basura.

Tras apenas algunas horas de incertidumbre, el técnico uruguayo salía a confirmar la noticia, justo antes de dirigir el entrenamiento de la Selección aquella tarde. Y allí saldría a la luz lo más impactante. Ya no era cuestión de que se iba; era por qué se iba. Al menos según sus propias palabras.

“No sabía que ser técnico de Selección era tan aburrido”, dijo Matosas al explicar por qué se iba; algo que a la fecha ningún otro técnico de selecciones nacionales en ningún país del mundo había señalado.

Y con ello, la Selección Masculina, que había comenzado a trabajar justo en setiembre de 2018, casi tres meses después del Mundial de Rusia, con Ronald González como técnico interino, entraba en periodo de reseteo para comenzar de nuevo, prácticamente desde cero.

El hombre había atrapado la atención de los miembros del Comité Ejecutivo de la Federación Costarricense de Fútbol (FEDEFUTBOL) para que el 9 de octubre de 2018 fuese anunciado oficialmente como nuevo seleccionador, iniciaría su trabajo el 2 de enero del presente año.

González, que ya había dirigido a la Selección en dos partidos en setiembre de 2018, se mantendría para las fechas FIFA de esa misma semana del anuncio y de noviembre, aunque el uruguayo ya metería mano en torno a algunos conceptos.

De hecho, tras el anuncio, Matosas viajó a México, donde tuvo su primer contacto con los seleccionados, previo al juego que encararían ante la representación azteca.

“¿Tenés idea de lo que debe ser dirigir en un Mundial?”. Matosas lanzó la pregunta durante su presentación como seleccionador. Para ese momento, la emoción que reflejaba era tal que seguramente no le había dejado chance de pensar en lo aburrido que sería el camino para llegar a responder esa pregunta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Destacada Tipo A